Ser ético es tan importante como ser rentable

9158_Juan-Carlos-Martinez-C-G_18Columna CIRPAN, Mayo de 2014.

Por Juan Carlos Martínez Zepeda

Presidente del Círculo de Empresas Panamericana Norte, CIRPAN A.G.

Vivimos un momento de la historia marcado por cambios sociales, culturales y económicos. La empresa – en este nuevo escenario – ostenta un protagonismo nunca antes visto, pero también se ve afectada por pérdida de credibilidad.

Las empresas del siglo XXI, no sólo tienen influencia en el desarrollo económico, sino que también en lo social y ambiental. Este protagonismo nos lleva a tener la responsabilidad de armonizar los intereses globales de las empresas con los de nuestros públicos de interés.

En esta relación la ética tiene gran importancia. Una empresa preocupada por sus públicos tiene más posibilidades de éxito, ser sustentable, generar confianza y valor compartido. Ser ético es tan importante como ser rentable.

Mientras más libertad tenemos, mayor la preocupación por la ética ya que es fundamental para cambiar la imagen de la empresa y empresario, hoy desprestigiada por algunos abusos y malas prácticas.

Hoy, las instituciones de educación dan buena formación en habilidades duras, pero poco en habilidades blandas y la institución de la familia también está con algún deterioro. La empresa de alguna manera deberá suplir este déficit invirtiendo en formación valórica.

En la empresa, el comportamiento ético sólo puede ser transmitido por sus líderes con el buen ejemplo y aplicación de buenas prácticas. Las personas pasamos, pero las culturas corporativas perduran en el tiempo. Es clave incluir el comportamiento ético dentro de la cultura corporativa, compartiendo valores explícitos en forma amplia, profunda y repetidos constantemente para que la gente haga lo correcto. En el ambiente empresarial lo que no se mide no existe y la formación es necesaria para dar las herramientas a todos los que conformamos una empresa.

Actuar como buen ciudadano, pensar globalmente en los impactos, pero local al solucionar un problema y actuar de forma equitativa y justa. Así como las embarcaciones dejan a su paso una estela en el agua, las personas y empresas también dejan una huella.

Dejar Comentario