Dado el atraso en la presentación de las declaraciones juradas, sugieren a empresas no realizar la operación renta hasta después de la segunda semana de abril.

Santiago, abril de 2018.- El jueves 5 de este mes CIRPAN realizó un taller sobre Reforma Tributaria y las complicaciones que podría presentar la Operación Renta 2018. Carlos Vergara, abogado de Quadrant Legal, consultora tributaria y patrimonial, explica que las modificaciones de ésta tienen como consecuencias dos cambios fundamentales en la declaración a la renta. Uno es de forma y el otro, de fondo. El primero, que implica la presentación de más documentación por parte de las empresas, produce un atraso en la entrega de las declaraciones juradas, por lo tanto, poco tiempo para gestionarlas, lo que puede significar que matemáticamente no cuadren. Por eso, se recomienda no hacer la declaración antes del día 15 de abril, para evitar rectificaciones posteriores. El segundo, el de fondo, es que ahora se mide la tributación de los dueños por su capital propio tributario y no por un registro que se arrastra.

Cuando se le pregunta a Vergara si es más fácil esta declaración que la declaración anterior, él responde: “Es más fácil el pago de los impuestos, pero son más declaraciones y los tiempos son más apretados para presentarlas y eso es lo que la hace más difícil, pero en el fondo la tributación es más simple”. Además, comenta que “es más beneficioso el RAE (que el FUT) porque es más simple. El FUT es más complicado de llevar porque son tasas de distintos años y hay que hacer más cálculos. La operativa de cómo tributo es lo que se hace más complicado, no el cálculo del impuesto mismo. Entonces, esto es más difícil por la forma, pero el cálculo del impuesto es más simple”. Por lo tanto, si la declaración se hace antes del 15 “ésta puede resultar fallida, especialmente si la empresa participa o tiene inversiones en otras compañías”, finaliza el consultor.

En el caso de las personas naturales, también se les recomienda retrasar la declaración de la renta hasta la fecha mencionada, porque así, el contribuyente se asegura de que los agentes retenedores hayan hecho las modificaciones y que, por lo tanto, los montos a declarar sean los correctos. “Si la persona no está de acuerdo con los montos declarados, ésta debe concurrir a las oficinas de Servicios de Impuestos Internos a solicitar su rectificación”, explica Carla Fuentes, directora de carrera de la Escuela de Administración y Negocios de Duoc UC.

En estos momentos, el Duoc UC, en su sede Plaza Norte, cuenta con una iniciativa de apoyo a la comunidad en la que, desde el 2 de abril, ayuda a los contribuyentes de segunda categoría a comprender y aprender a realizar su declaración de impuestos. Hasta la fecha, ya han atendido a más de 500 personas, número que se verá incrementado con el paso de los días, ya que esta actividad se extenderá hasta la primera semana de mayo.