-La ACHS entrega algunos consejos para enfrentar de mejor manera el frente de mal tiempo que se espera para este fin de semana, como por ejemplo, prevenir caídas de altura al momento de realizar mantenciones a techumbres, los cuidados que debemos tener al conducir con lluvia, evitar acumulación de hojas o desechos en los puntos de drenaje y al interior del hogar, cuando utilizamos estufas a gas o eléctricas. 

Se ha pronosticado un frente de mal tiempo para este fin de semana y la ACHS, con el objetivo de prevenir accidentes dentro y fuera del hogar, entrega recomendaciones para enfrentar de mejor manera este frente  climático que se aproxima.

Trabajos en altura: limpieza de canaletas y techumbres

Las familias y empresas deben comenzar a realizar diferentes tipos de mantenciones a techumbres y sistemas de canalización de aguas lluvias. Lamentablemente, todos los años debemos lamentar accidentes, producto de la realización de este tipo de trabajos. Cabe recordar que una caída de 2 o más metros puede generar lesiones graves e incluso fatales. Según datos de la ACHS, los trabajos en altura son la principal actividad que genera accidentes fatales. En los últimos doce meses, 13 trabajadores murieron al realizar trabajos de este tipo, siete de los cuales corresponden a tareas sobre techumbre.

El gerente de Prevención de la Asociación Chilena de Seguridad, Arturo Cares, comenta que lo primero que hay que tener en cuenta al momento de realizar esta tarea es estar consciente de que es una actividad de alto riesgo y que por la tanto se debe planificar con extremo cuidado. En este contexto, se recomienda  considerar que las mantenciones las realice una empresa especializada, que tenga la experiencia y equipos necesarios para trabajar en forma segura.

“En general las cubiertas de techo son superficies frágiles, presentan inclinación, humedad y polvo, a lo que se agrega, en muchos casos, la presencia de viento, lo que aumenta aún más la posibilidad de una caída” asegura Cares.

El experto dice que si una familia decide realizar la tarea por su cuenta, es necesario que se informen sobre los riesgos asociados y se cercioren de que efectivamente los comprendieron. Además, debe ser un trabajo supervisado en forma permanente y las personas que realizan esta actividad deben contar con elementos de protección adecuados a la tarea, zapatos antideslizantes, arnés de seguridad y puntos de anclaje de dicho arnés. Adicionalmente, deben contar con cinturones portaherramientas, para evitar que estos objetos puedan caer y golpear a otras personas o dañar la cubierta, además de permitir que las manos se encuentren libres al momento de subir por una escalera, por ejemplo.

Cares agrega que, para el desempeño de la tarea propiamente tal, es necesario que la superficie de trabajo sea estable y que, junto con soportar el peso de los trabajadores, la distribuya en forma uniforme. No se debe pisar directamente sobre la cubierta y tampoco sobre las costaneras donde se unen las planchas.

Otro punto fundamental es que, para poder acceder al punto de trabajo, se debe contar con escalas de mano en buen estado que tengan largueros en óptimas condiciones de una sola pieza, peldaños en buen estado y embutidos en el larguero. “La altura debe ser suficiente para que se pueda  instalar en un ángulo de inclinación no superior a 25°, es decir en una relación de 1:4 y que el extremo superior pueda sobrepasar en un metro el punto de apoyo. Las actividades de reparación de techumbre deben ser realizadas solo cuando existan buenas condiciones meteorológicas, nunca con viento o lluvia”, aconseja Cares.

Consejos para los trabajadores

Es importante que los trabajadores consulten las actividades que implica su trabajo y se aseguren de contar con los conocimientos para su desarrollo, de lo contrario se debe informar a los jefes.  También, deben identificar los riesgos a los que puedan estar expuestos antes de realizar la labor y planificar la tarea asegurándose de tener los equipos y elementos de protección personal adecuados.

Se debe verificar que la superficie donde se trabajará se encuentre libre de suciedad y obstáculos, nivelada, afianzada a la estructura, con tablones o carreras para que pueda circular, cables de vida instalados y afianzados en ambos extremos. Al transitar sobre techumbres se deben instalar carreras o tablones sobre la superficie para distribuir las cargas y asegurarse de que los tablones estén afianzados o sujetos mediante topes para evitar la caída o el desplazamiento.

Finalmente, mantener siempre una actitud proactiva, si se detectan condiciones bajo los estándares se debe informar inmediatamente al supervisor y advertir a los compañeros.

Consejos para las empresas

Las compañías cumplen un rol fundamental en la protección de sus trabajadores, por esta razón deben identificar peligros y evaluar riesgos determinando tareas críticas. Deben realizar análisis de trabajo seguro antes de ejecutar tareas críticas implementando acciones para controlar los posibles peligros. Por ejemplo, disponer de condiciones de seguridad para acceder a áreas de trabajo a distinto nivel y tener superficies de trabajo que permitan el tránsito seguro sobre éstas. Contar con personal capacitado que supervise en terreno y asegure la aplicación de medidas de control de peligros dejando registro de ello.

Es clave capacitar en procedimientos de trabajo seguro a todos los trabajadores involucrados en la tarea y disponer de Elementos de Protección Personal (EPP) como arnés de seguridad, cuerda y cabo de vida.  Finalmente, coordinar con expertos la implementación de cursos de capacitación sobre “trabajo seguro en altura” e “identificación de peligros”, ambos impartidos por la ACHS.

La conducción un factor fundamental al momento de enfrentar una lluvia

Es importante considerar que uno de los elementos críticos en términos de seguridad es la conducción en caso de lluvia.

Uno de los factores más importantes a tener en cuenta al momento de conducir con lluvia es la planificación de la ruta. Informarse a través de los medios de comunicación o redes sociales permitirá seleccionar la mejor ruta para llegar a destino, hay que tener en cuenta que producto de las precipitaciones pueden dejar de funcionar semáforos, se pueden inundar calles o pasos bajo nivel o pueden registrarse accidentes en la ruta, que pueden llegar a generar nuevos accidentes.

En consideración a lo anterior es necesario tener en cuenta tres factores que debe verificar de su vehículo antes de utilizarlo en caso de lluvia, el primero, dado que su mal funcionamiento impide al conductor observar la vía, es el estado del sistema de limpiaparabrisas y especialmente las plumillas, si estos se encuentran en mal estado es preferible evitar utilizar el vehículo hasta que sea reparado  o reemplazadas las plumillas del sistema. El segundo elemento es el estado de las luces, ya que su uso no solo permite una mejor visión de la ruta, sino que permite que otros conductores puedan ver el vehículo que estamos conduciendo. El tercer elemento es el estado de los neumáticos, si estos se encuentran desgastados o no están correctamente inflados, bajará su capacidad de adherencia al momento de frenar o enfrentar una curva.

Junto con lo anterior es clave que al conducir se mantenga una velocidad reducida, no solo para evitar salpicar con agua a los peatones, sino que permitirá un mejor control del vehículo en caso de frenar. En este contexto también se recomienda mantener una distancia mayor a la habitual respecto de los vehículos que lo anteceden, lamentablemente uno de los accidentes más frecuentes son los choques por alcance, riesgo que se acentúa en caso de conducir con lluvia.

Cuidado del entorno

Una de las medidas más eficaces para evitar la acumulación de aguas lluvias en la vía pública es la de colaborar en la limpieza de los puntos de drenaje, los que se pueden ver afectados por la acumulación de hojas o desechos. Para evitar que esto ocurra, al momento de realizar la limpieza frente a su hogar recoja la basura y trátela como basura domiciliaria, no la deposite en la calle, ya que con el arrastre del agua puede colapsar el sistema de alcantarillado. Si por el contrario, observa que se acumulan hojas en los colectores, remuévalos y dispóngalos como basura domiciliaria.

Junto con lo anterior tenga a mano los teléfonos de emergencia de su municipio, para reportar situaciones de riesgo, ya sea por acumulación de aguas lluvias o la caída de ramas que impliquen algún riesgo para quienes conducen.

Al interior del hogar

Uno de los elementos que se utilizan en estos fríos días de invierno son las estufas y calefactores, es importante asegurar su buen estado de funcionamiento  tomando en consideración lo siguiente:

– En el caso de estufas, éstas deben emitir una llama azul y no deben emitir humo. Si la llama es de color amarillo o se observa la emisión de humo, es señal que no se está realizando en forma correcta la combustión y por lo tanto, se están emitiendo contaminantes al interior del recinto, lo que puede generar serios daños a la salud de los ocupantes del recinto.

– Si se utiliza una estufa a gas licuado se debe verificar el estado de la conexión del cilindro, por lo que se debe revisar el regulador y la manguera, esta última debe estar afianzada con abrazaderas a los ductos por donde fluirá el gas. Si percibe olor a gas luego del encendido, apague en forma inmediata la estufa y ventile el recinto, no vuelva a encender el equipo hasta que se asegure que se ha reparado la fuga.

– Los combustibles que se utilicen (gas o parafina) se deben almacenar lejos de la radiación directa de la estufa y fuera del alcance de los niños, en el caso de la parafina el recipiente donde se almacena debe estar claramente señalizado.

– Si se utiliza una estufa eléctrica se debe tener en cuenta el estado de cables conductores y enchufes, los que no solo deben estar en buen estado, sino que el enchufe debe estar conectado directamente a la instalación eléctrica del domicilio y debe contar con conexión a tierra de protección.

– Se debe tener especial cuidado de no sobrecargar el circuito eléctrico de la vivienda y si los interruptores automáticos se activan debe dejar de utilizar la estufa hasta verificar la fuente de sobrecarga.