Ministro Valdés destacó estado de avance en medidas de productividad

16997La reunión del Comité de Ministros del área económica evaluó la implementación de las distintas iniciativas para impulsar el crecimiento. Sobre cambios al sistema de pensiones, el titular de Hacienda fue enfático en señalar que “como gobierno ciertamente hemos escuchado y como dijo el vocero, estamos trabajando en distintas alternativas”. Pero advirtió que “lo que no vamos a hacer en este gobierno es algo populista y que arriesgue las finanzas públicas hacia adelante”.

El ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, destacó los avances en las distintas agendas y planes en materia de productividad e insistió en que para el gobierno el crecimiento es una prioridad.

Tras participar en el Comité de Ministros del Área Económica, que encabezó la Presidenta Michelle Bachelet en La Moneda, el secretario de Estado informó que durante el encuentro se revisaron distintas materias destinadas a elevar la productividad de la economía, como el término de la licitación en energía, el estado de la macroeconomía, la Agenda de Productividad, junto al avance de las 22 medidas anunciadas a fines del primer trimestre. Al respecto, precisó que “eso va bien encaminado, las medidas administrativas están prácticamente todas funcionando”, junto con destacar el avance del proyecto de ley de productividad en el Congreso.

El titular de Hacienda agregó que “también revisamos toda la agenda de sectores estratégicos, cómo se está desplegando y por último también vimos temas de infraestructura, respecto a cómo la cartera de infraestructura, de concesiones y de inversión pública va avanzando”.

El jefe de las finanzas públicas insistió en que “para el gobierno el crecimiento es una prioridad y cuando uno tiene una prioridad, tiene que despriorizar otras cosas. No tiene mucho sentido hablar de una prioridad si esa prioridad no desplaza a otra cosa”.

En este sentido, dijo que “una muestra de prioridad es que el tiempo de los ministros está muy dedicado a sacar estos proyectos y a ordenar proyectos que son complejos”. Agregó que “hay muchas iniciativas en el Congreso que son muy legítimas en su interés específico, pero que también tienen efectos en la economía y por lo tanto requieren de un reordenamiento, una conducción de manera de ser compatibles con el crecimiento”.

Pensiones

Consultado respecto a cambios al sistema de pensiones, Rodrigo Valdés explicó que no fue un tema tratado en la reunión, ya que se encuentra radicado en el Comité de Ministros de Pensiones.

Requerido frente a futuros cambios en la materia, el secretario de Estado fue enfático en señalar que “como gobierno ciertamente hemos escuchado y como dijo el vocero, estamos trabajando en distintas alternativas”.

Pero advirtió que “lo que no vamos a hacer en este gobierno es algo populista y que arriesgue las finanzas públicas hacia adelante. Cuando uno se endeuda más de lo que puede, más de lo que debe, eso tiene consecuencias muy negativas para las generaciones futuras. No podemos caer, ni vamos a caer en soluciones facilistas que al final son pan para hoy y hambre para mañana”.

Consultado sobre si existe espacio fiscal para avanzar en materia de pensiones, Valdés dijo que “siempre se puede hacer espacio postergando otras cosas. Lo que no vamos hacer es cosas que hipotequen lo que nosotros hemos construido con mucho esfuerzo durante décadas, que es una macroeconomía sólida”. No obstante, advirtió que el gobierno aún no tiene una definición final ” y, por lo tanto, hipotetizar respecto a distintas alternativas creo que a esta altura no vale la pena”.

Respecto del Fondo de Reserva de Pensiones, explicó que es “un ejemplo de la seriedad fiscal del primer gobierno de la Presidenta, en que se formó el Pilar Solidario del sistema de pensiones. Hoy día la PBS y la APS existen gracias a esa reforma, y para hacer de estos cambios posibles de financiar en el tiempo se formó un fondo de pensiones para poder pagar parte de estas pensiones en el futuro”.

Recordó que la Reforma Previsional anterior “tomó mucho tiempo, más de un año de diseño, más de un año de Congreso y una comisión previa que también tomó un tiempo largo”. Por ello, insistió en que estos “son temas complejos que hay que tomar con seriedad. Dar pasos en falso que alivien el corto plazo es fácil, pero no son buenos para el mediano plazo y menos para las próximas generaciones”.