• ASOCIACIÓN DE INDUSTRIAS DE SAN BERNARDO – AISB
  • ASOCIACIÓN DE INDUSTRIALES Y EMPRESARIOS DE QUINTA NORMAL Y SANTIAGO – ASIQUINTA  – APIASAN
  • CÍRCULO DE EMPRESAS PANAMERICANA NORTE – CIRPAN A.G.
  • ASOCIACIÓN DE INDUSTRIALES DE LAS REINA A.G.  – AIR

1. Ante los ataques violentos  acontecidos en nuestro país a partir del día 18 de Octubre del año recién pasado, expresamos nuestra tristeza, decepción y preocupación.  Por tal motivo consideramos que se ha deteriorado gravemente la confianza necesaria para continuar con nuestra vida normal y realizar con tranquilidad las actividades productivas y educativas. Además, se ha afectado profundamente la imagen de Chile, la que hemos estado construyendo con mucho esfuerzo durante varios años.

2. Estos ataques no solo afectaron a Santiago si no que a varias ciudades del país en forma simultánea. Por sus características, destacamos especialmente la destrucción de una importante cantidad de  estaciones de Metro, incendio de buses de la locomoción colectiva, la quema del edificio de Enel, incendio y saqueo de bancos, supermercados, pequeños comercios, Iglesias, servicios públicos con una violencia desatada y a la vez incontrolable, lo que hace pensar que todo esto ha sido fría y brutalmente planificado. Hoy, a casi tres meses de estos hechos, aún la ciudadanía no ha sido informada por la autoridad acerca de los responsables de tan deleznables hechos, y medidas tendientes a recuperar el orden público y el re-establecer el Estado de Derecho que ha sido gravemente quebrantado. 

3. Una importante mayoría del Poder Legislativo ha llegado a un acuerdo político que busca resolver esta crisis con un procedimiento destinado a que se apruebe una nueva Constitución. Además el Gobierno se ha comprometido con una serie de mejoras sociales que ya conocemos y que preocupa, pues la demanda por recursos es bastante grande y la economía se encontrará postrada durante bastante tiempo, con motivo de la crisis sufrida, cuyos efectos no hay duda perduraran en el tiempo. 

4. El daño material causado durante todo este período ha sido de gran magnitud debido a que se han destruido diversos establecimientos comerciales e industriales, perdido horas trabajadas y considerables daños a infraestructuras que va a ser difícil recuperar, lo que va a producir una cantidad considerable de quebrantos, especialmente a  pequeñas y medianas empresas. A lo señalado, se une el grave daño que desde el punto de vista humano y psicológico están sufriendo muchos trabajadores, lo que nos preocupa de sobremanera pues la fuerza laboral juega un papel fundamental en toda la economía. Consideramos que todas estas han sido muy malas señales para la economía, y se ha puesto en grave riesgo nuestra democracia. Hay mucha incertidumbre y las inversiones han caído en forma alarmante. Visualizamos a futuro una recuperación muy lenta, dolorosa y no exenta de conflictos sociales.

5. Hay que tener presente que nuestro país tuvo un crecimiento económico espectacular durante tres décadas, más reconocido fuera de Chile que por los propios Chilenos. Estamos perplejos por estos hechos y no sabemos exactamente lo que nos sucede como país. Es verdad que quedan problemas sociales por resolver y también es cierto que debimos haber tenido más visión y haberlos resuelto, para lo cual se requería de acuerdos entre todos los actores involucrados que por diversos motivos no se produjeron. Hay una importante conciencia entre los Chilenos que la libertad no tiene mucho sentido si no contamos con un sistema sólido de seguridad social. Sin embargo, es muy necesario que afrontemos estos problemas en forma responsable y racional, hay que tener claro cuales son los gastos extraordinarios y cuales son gastos permanentes, ya que los recursos del país no son ilimitados.

6. Los Chilenos que conforman la “mayoría silenciosa” de nuestro país exigen a las autoridades respectivas que haya paz y tranquilidad en nuestro territorio. Los Chilenos somos probadamente resilientes y al mismo tiempo solidarios, soportamos terremotos, inundaciones y tragedias varias. Nuestros gremios comprobaron que en las semanas posteriores al 18 de Octubre, los trabajadores continuaron asistiendo a sus labores, las empresas flexibilizaron las jornadas de trabajo y los trabajadores colaboraron en forma ejemplar para poder cumplir en lo posible con la producción en forma normal en todas las faenas en que se desempeñan. 

8. Hace falta incluir a todos, ser capaces de sentarnos a la misma mesa para dialogar y colaborar para que podamos participar juntos en el crecimiento y desarrollo de nuestros emprendimientos. Tenemos que preocuparnos de cuidar la dignidad, la libertad y la seguridad de cada uno de nuestros compatriotas. 

9. Lograr el desarrollo y bienestar de los Chilenos requiere focalizarse en el crecimiento económico y también humano para que sean mejores personas y tengamos así un mejor país.  Para ello necesitamos invertir, y para invertir se requiere, entre otras cosas confianza y certezas, dentro de los principios esenciales que informan la economía social de mercado donde los conceptos de propiedad privada, Estado de Derecho, orden público, libre competencia y libertad de emprender estén a buen resguardo y otorguen certezas y no incertidumbres. Creemos que conseguir unidad, confianza y colaboración de todos, es crucial para lograr estos objetivos.

10. Consideramos absolutamente necesario y condición “sine qua non” resolver el problema de la violencia y el re-establecimiento del orden público, lo que significa el irrestricto respeto al Estado de Derecho. De no lograr esto último, no es posible desarrollar nuestras vidas en forma normal y poder dedicarnos a las actividades productivas, por el contrario, tendremos que dedicarnos a proteger nuestras vidas, nuestra propiedad y prepararnos para el conflicto, lo que esperamos evitar y que no suceda

11. Solicitamos y demandamos del Estado y sus autoridades otorgar seguridad a los ciudadanos, que se re-establezca de esta forma en plenitud el orden público, todo ello conforme al mandato que les otorga a las distintas autoridades la Constitución y las leyes en su respectivos ámbitos, como asimismo que todos sin excepciones deban respetar el Estado de Derecho.

Santiago, Enero de 2020