APL y toma de conciencia

27 Mayo 2013
Diario Estrategia publicó una nueva columna de Juan Carlos Martínez y el quehacer de CIRPAN.
El pasado 26 de abril se certificó exitosamente el Acuerdo de Producción Limpia de CIRPAN. Un proceso que tomó casi dos años e involucró a 21 empresas de distintos tamaños y rubros que tenían en común la cercanía territorial: pertenecen a comunas de la zona norte de Santiago.
Para nuestro Círculo es una instancia de mucha satisfacción, con importantes logros en ahorro de recursos, agua y energía, reducción de residuos, emisiones y capacitación de trabajadores. Más aún porque es un acuerdo voluntario, mediante el cual las empresas se comprometen a cumplir con estándares ambientales más estrictos que los que pide la legislación vigente.
Se constata así que los empresarios estamos creando conciencia de que la sostenibilidad consiste en conseguir el desarrollo de nuestros emprendimientos sin comprometer el bienestar de las futuras generaciones.
La empresa es el motor que ha movido la humanidad hacia el bienestar general, es una institución de bien y, desde luego, existen los malos empresarios, así como existen los malos doctores, los malos abogados y los malos políticos. Pero no por eso vamos a acabar con el modelo económico, la medicina, la justicia y la democracia.
Vemos con entusiasmo el surgimiento de movimientos en defensa del capitalismo y la libre empresa que redefinen el significado de éxito empresarial: “Conscious Capitalism” piensa que la empresa necesita de las utilidades para subsistir, pero con un propósito más amplio. Y “B Corporations” considera que se debe usar el potencial de la empresa para resolver los problemas sociales y ambientales.

Como empresarios, nuestra principal preocupación es obtener beneficios -el tan mentado lucro- pero antes de realizarlo empleamos esos recursos en la operación, en producir y dar empleo, creando un beneficio para la sociedad. Es respecto de eso que estamos tomando conciencia.

Fuente: Estrategia

Dejar Comentario