Ya son mayoría los CEOs que le apuestan a la sustentabilidad dentro de su empresa, porque es un concepto con muchos beneficios. Uno de ellos es que puede aumentar el compromiso de los empleados con la compañía, pero esto solo sucederá si se implementan buenos proyectos que sean realmente atractivos. Esto es posible si se usan principios psicológicos básicos. A continuación, tres casos que han funcionado.

1. Convertir el programa en un juego:

Las personas adaptan su comportamiento como respuesta a recompensas no monetarias, que pueden también intangibles pero siempre deben ser divertidas. Esto se confirma cuando miramos juegos como Angry Birds o más recientemente Candy Crush, en los que el jugador recibe insignias y títulos, además del reconocimiento de otros jugadores conforme va aumentando niveles. Las empresas pueden usar este mismo sistema para involucrar a sus colaboradores y hacer que adopten nuevos comportamientos

Por ejemplo, Sony Pictures usó el poder de los juegos en su certificación de lugares de trabajo verdes: los empleados son recompensados por diversas acciones, desde configurar sus computadoras en un modo de ahorro de energía hasta deshacerse de botes de basura personales a favor de contenedores que separan el material reciclable. Estas recompensas se dan en forma de insignias que van avanzando desde una semilla hasta una hoja, un árbol y un bosque. El programa resultó en un promedio de 85 dólares de ahorro por participante, con un costo de solamente 20 dólares. Se calcula que al hacerlo a gran escala, ahorrará hasta 300 mil dólares. El secreto es que se trata de una estrategia sencilla, escalable y que le da el control de sus acciones a las personas.

Los sistemas de puntuación también motivan a las personas a mejorar su desempeño. Cuando TD Bank lanzó su compromiso The Green Pledge, impulsó una competencia amistosa al crear tableros que permitían que todas las sucursales compararan sus resultados. Un año después, casi la mitad de los colaboradores se comprometieron a reducir sus emisiones de carbono y su uso de papel.

2. Hacer de la sustentabilidad una métrica de desempeño:

El reto de las iniciativas internas de sustentabilidad es que compiten con el trabajo diario, que sí es medido y recompensado. Por eso, si se introduce una idea verde, se verá relegada al final de la lista de tareas para el día.

Al notar la poca participación de sus colaboradores, Campbell Soup Co. pensó en una nueva estrategia: el pedir evidencia de las actividades que los empleados han llevado a cabo para avanzar la cultura corporativa, incluyendo RSE y sustentabilidad. Entre otras cosas, se pueden incluir aumentar el número de voluntarios, trabajar en incluir ingredientes más saludables en los productos, etc.

Así se incluye la sustentabilidad en los objetivos diarios, ya que será medida e incluida en las evaluaciones de desempeño.

3. Adaptar el programa:

Las empresas que estén determinadas en aumentar la participación de sus empleados en la agenda de sustentabilidad pueden usar las técnicas antes mencionadas, teniendo en cuenta que cada líder debe adaptar sus programas a las circunstancias de sus colaboradores.

Fuente: http://www.rseprohumanablog.cl